Hace unas semanas escribí “El país somos nosotros” un post sobre política donde me base en este principio. Hoy decidí traer el fragmento del libro “Los Secretos de la Mente Millonaria” de T. Harv Eker que habla de ello:

“Si quieres crear riqueza, es imprescindible que tengas la creencia de que tu estas al volante de tu vida, especialmente de tu vida financiera. Si no crees esto, entonces debes de creer intrínsecamente que tienes poco o ningún control sobre tu prosperidad económica. Esa no es una actitud de ricos.

¿Te has fijado alguna vez en que habitualmente es la gente pobre la que se gasta una fortuna jugando a la lotería? Creen de verdad que la riqueza les va a llegar de alguien que saque su nombre de un sombrero. Se pasan el sábado por la noche pegados al televisor, mirando nerviosos el sorteo, para ver si la riqueza va a “aterrizar” en ellos esta semana.

Claro, todo el mundo quiere ganar la lotería, e incluso la gente rica juega por diversión de vez en cuando. Pero, en primer lugar, no se gastan la mitad de su sueldo en las apuestas o billetes de lotería y, en segundo lugar, ganar la lotería no constituye su principal “estrategia” para crear riqueza.

Tienes que pensar que eres tú quien crea tu prosperidad, que eres tú quien crea tu mediocridad y que eres tú el que está creando tus apuros en torno al dinero y el éxito. Consciente o inconscientemente, sigues siendo tú.

En lugar de aceptar ser responsables de lo que está sucediendo en su vida, la gente pobre elige el papel de víctima. El pensamiento predominante de una víctima es a menudo el de “pobre de mí”. Así que, ¡voaila!, en virtud de la ley de la intención, eso es literalmente lo que consiguen las víctimas: consiguen ser pobres”.

Éxito

El editor.